Biografía: Santo Tomás Apóstol

Nombre sirio, que significa “gemelo” (Gemelo/Tomás también conocido como Dídimo en griego y Jumeau en francés); Apóstol de la India; Tomás el Dudoso

Nacimiento desconocido
Muerte Apuñalado con una lanza c.72 en la India

Fiesta – 3 de julio

Patrono de los ciegos (debido a la ceguera espiritual ocasional); Artesanos (por ejemplo, arquitectos, carpinteros & albañiles); Geómetras; y Teólogos

Poco se sabe de Santo Tomás Apóstol. Tomás nació probablemente en Galilea en el seno de una familia humilde, pero no hay indicios de que fuera pescador. Era judío, pero no se cuenta cómo llegó a ser apóstol de Cristo. Sin embargo, gracias al cuarto Evangelio su personalidad nos resulta más clara que la de algunos de los otros Doce. El nombre de Tomás aparece en Mateo (10:3), Marcos (3:18), Lucas (6) y los Hechos de los Apóstoles (1:13), pero en el Evangelio de Juan desempeña un papel especialmente distintivo. A menudo se condena a Tomás por su falta de fe, pero Tomás fue igualmente valiente, dispuesto a permanecer junto a Jesús en tiempos peligrosos. También buscó sin descanso la Verdad. Como un niño curioso, hacía preguntas constantemente. Y, su maravillosa profesión, “Señor mío y Dios mío”, es la declaración más clara de la divinidad de Jesús en las Sagradas Escrituras.

Tomás, fiel seguidor
Cuando Jesús anunció su intención de visitar al recién fallecido Lázaro en Judea -a pocos kilómetros de Jerusalén y peligrosamente cerca para alguien tan impopular como Él- Tomás dijo a sus compañeros: “Vayamos también nosotros, para morir con él” (Juan 11:16). Cuando los discípulos, preocupados, quisieron impedir que Jesús se fuera por miedo a que lo apedrearan, Tomás, en un momento de valentía que los Apóstoles no solían expresar antes de Pentecostés, animó a los demás a permanecer junto a su Maestro pasara lo que pasara.

Tomás, estudiante inquisitivo
Más tarde, en Juan 14:1-5 fue Santo Tomás quien planteó una objeción antes de la Última Cena:

“No se turbe tu corazón; cree en Dios, cree también en Mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Si voy y os preparo un lugar, vendré otra vez y os recibiré a mí mismo, para que donde yo esté, estéis también vosotros. Y ya sabéis el camino por el que voy”.

Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?”

Con la agudeza típica de los Doce, Tomás malinterpreta la referencia de Jesús a su muerte y resurrección. La pregunta de Tomás ofrece a Jesús la oportunidad de enseñar una de las verdades más profundas y difíciles de su ministerio. Jesús le dijo a Tomás: (Juan 14:6) “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre si no es a través de mí.”

Tomás, apóstol de la duda
Por último, y más famoso, Santo Tomás es recordado por estar ausente del Cenáculo la primera vez que Jesús se apareció a los discípulos después de su resurrección. Tomás descartó los relatos de los demás diciendo: “Si no veo la marca de los clavos en sus manos y no meto mi dedo en las marcas de los clavos, y no meto mi mano en su costado, no creeré” (Lucas 20:25). Ocho días después, Tomás hizo su acto de fe. Cayó a los pies de Jesús y dijo: “¡Señor mío y Dios mío!” y Jesús le respondió: “Porque me has visto, Tomás, has creído. Dichosos los que no han visto y han creído” (Juan 20:25-29). Este incidente dio origen a la expresión “Tomás el incrédulo”

Tomás, misionero reacio
Los relatos sobre las actividades misioneras de Tomás son poco fiables, pero el informe más aceptado sostiene que predicó en la India, aunque se mostró reacio a iniciar la misión. Según el Acta Thomae, los apóstoles se repartieron el mundo para sus labores misioneras, y la India le correspondió a Tomás. Sin embargo, Tomás alegó que no estaba lo suficientemente sano y que un hebreo no podía enseñar a los indios; ni siquiera una visión de Cristo pudo hacerle cambiar de opinión. Cristo se apareció entonces a un mercader y le vendió a Tomás como esclavo para su amo, un rey que gobernaba parte de la India. Una historia sugiere que Tomás se ofreció a construir un palacio para el rey indio que duraría para siempre. El rey le dio dinero, que Tomás entregó a los pobres. Cuando se le pidió que mostrara sus progresos, Santo Tomás explicó que el palacio que estaba construyendo estaba en el cielo, no en la tierra. Al final, tras entregarse a la voluntad de Dios, Tomás fue liberado de la esclavitud. Plantó las semillas de la nueva Iglesia, formando muchas parroquias y construyendo muchas iglesias en el camino.

Hasta hoy, Santo Tomás es venerado como el Apóstol de la India. De hecho, existe una población de cristianos a lo largo de la costa de Malabar, en la costa occidental de la India, que reivindica la conversión de Santo Tomás. Su tradición sostiene que construyó siete iglesias, que fue martirizado durante la oración por una lanza en la “Gran Colina”, cerca de Madrás, y que fue enterrado en Mylapore, en la costa oriental de la India. Finalmente, los restos de Santo Tomás fueron trasladados a Ortona (Italia), donde residen en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *