Knickers, la vaca extremadamente grande, no es en realidad una vaca

Ayer se presentó al mundo Knickers, un bovino australiano extremadamente grande. El buey era un espectáculo en el campo, imponiéndose con benevolencia sobre sus compañeras más pequeñas. (No, Knickers no es una vaca. Las vacas son hembras que han tenido un ternero; un buey es un macho castrado). El grandullón es un Holstein Friesian, una raza originaria del norte de Holanda y del norte de Alemania que los humanos han criado para la producción lechera durante los últimos 2.000 años. Vive en la propiedad del ganadero Geoff Pearson en el oeste de Australia.

Según The Guardian, Knickers mide 1,80 metros desde la pezuña hasta el hombro -lo que significa que sólo es tres centímetros más bajo que un Mewtwo- y pesa aproximadamente 1,5 toneladas, o un poco más que un Toyota Corolla. Aunque el tamaño de Knickers es ciertamente su característica más obvia, no es realmente la más destacada.

“No estoy seguro de que sea tanto un bicho raro como simplemente un Holstein alto”, escribió en un correo electrónico Alison Van Eenennaam, profesora del Departamento de Ciencia Animal de la UC Davis y una destacada investigadora en genómica animal. “Tenemos un novillo en California que mide 193 cm y el Libro Guinness de los Récords tiene una vaca Holstein que mide 193 (1,80 m)”. Danniel, el citado novillo californiano, murió este año a los ocho años. Mientras estuvo en activo, “comía 45 kilos de heno y 15 de grano y bebía 100 galones de agua al día”, escribió el Star-Advertiser de Honolulu.

Parte de la razón por la que Danniel y Knickers pudieron crecer tanto es simplemente que no los mataron: Knickers tiene siete años y, según el USDA, los bueyes que se transforman en carne suelen ser sacrificados antes de cumplir los cuatro años. Su altura y peso actuales, según Perth Now, le salvaron de una muerte prematura. (No cabía en las máquinas de procesamiento.)

Eenennaam también señaló que hay razas más altas y pesadas que las Holsteins, “como la Chianina, que es a la vez la raza de ganado más alta y más pesada”, escribió. “Los toros maduros llegan a medir 1,8 m, y los novillos (machos castrados) pueden alcanzar los 2 m. No es inusual que los toros superen los 1.600 kg de peso; lo que ocurre es que no solemos criar chianinas en Australia porque el tamaño máximo no suele ser óptimo desde el punto de vista del coste de producción”.

Es decir: comen mucho más si son más grandes. Eenennaam describe la ya famosa foto de Knickers sobresaliendo por encima de sus compatriotas del ganado Wagyu como “un poco como fotografiar a un Gran Danés con un grupo de jóvenes labradores negros”.

Knickers podría encajar mejor si hubiera sido fotografiado junto a un rebaño de gaur, que son reses salvajes de la India que suelen alcanzar los 1,80 metros en el hombro. También podría haber aguantado en la antigua Europa, donde los bóvidos gigantes llamados aurochs vagaban por la tierra.

Según el Libro Guinness de los Récords, el buey vivo más alto es una chianina llamada Bellino, que mide aproximadamente 1,80 metros. Aunque Knickers es sólo un poco más bajo, vivirá el resto de su vida en la granja de 3.000 acres, haciendo su trabajo. Lo compraron por 400 dólares para que viviera como entrenador entre el resto del ganado, mostrándoles cómo se vive en una granja. Como dijo Pearson, el dueño de Knickers, a The Guardian: “Obviamente ha ganado algo de estrellato, eso ha cambiado un poco su identidad. Habrá que ver qué pasa con eso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *