Petra

Petra, en árabe Baṭrā, antigua ciudad, centro de un reino árabe en tiempos helenísticos y romanos, cuyas ruinas se encuentran en el suroeste de Jordania. La ciudad estaba construida sobre una terraza, atravesada de este a oeste por el Wadi Mūsā (el Valle de Moisés), uno de los lugares donde, según la tradición, el líder israelita Moisés golpeó una roca y brotó agua. El valle está rodeado de acantilados de arenisca con vetas de tonos rojos y púrpuras que varían hasta el amarillo pálido, y por esta razón Petra fue llamada por el biblista inglés del siglo XIX John William Burgon una “ciudad rosa-roja la mitad de antigua que el Tiempo”. La ciudad moderna de Wadi Mūsā, situada junto a la ciudad antigua, sirve principalmente al flujo constante de turistas que siguen visitando el lugar.

Al-Dayr (“el Monasterio”) en Petra, Jordania.

© Shawn McCullars

PetraEncyclopædia Britannica, Inc.

Lee más sobre este tema
Arte y arquitectura iraníes: Petra y Palmira
Dos ciudades, situadas estratégicamente en Jordania y en el este de Siria, respectivamente, estuvieron en su momento asociadas a la historia parta y han dejado…

El nombre griego Petra (“Roca”) probablemente sustituyó al nombre bíblico Sela. En Petra se han descubierto restos del Paleolítico y del Neolítico, y se sabe que los edomitas ocuparon la zona hacia el año 1200 a.C. Siglos después, los nabateos, una tribu árabe, la ocuparon y la convirtieron en la capital de su reino. En el 312 a.C., la región fue atacada por las fuerzas seléucidas, que no lograron apoderarse de la ciudad. Bajo el dominio nabateo, Petra prosperó como centro del comercio de especias que involucraba a reinos tan dispares como China, Egipto, Grecia e India, y la población de la ciudad aumentó hasta alcanzar entre 10.000 y 30.000 habitantes.

Petra: Al-Dayr

Al-Dayr (“El Monasterio”) en Petra, Jordania.
Dennis Jarvis (CC-BY-2.0) (A Britannica Publishing Partner)

Cuando los nabateos fueron derrotados por los romanos en el año 106 d.C., Petra pasó a formar parte de la provincia romana de Arabia, pero continuó floreciendo hasta que el cambio de las rutas comerciales provocó su gradual declive comercial. Después de que un terremoto (no el primero) dañara la ciudad en el año 551, parece que dejó de estar habitada de forma significativa. La invasión islámica se produjo en el siglo VII, y un puesto de avanzada de los cruzados evidencia la actividad en el siglo XII. Después de las Cruzadas, la ciudad fue desconocida para el mundo occidental hasta que fue redescubierta por el viajero suizo Johann Ludwig Burckhardt en 1812.

Petra: Puerta romana

Puerta romana en Petra, Jordania.
Ron Gatepain (A Britannica Publishing Partner)

Las excavaciones realizadas a partir de 1958 por encargo de la Escuela Británica de Arqueología de Jerusalén y, posteriormente, por el Centro Americano de Investigación Oriental contribuyeron en gran medida al conocimiento de Petra. A las ruinas se suele acceder desde el este por un estrecho desfiladero conocido como el Siq (Wadi Al-Sīq). Uno de los primeros lugares que se ven desde el Siq es el Khaznah (“Tesoro”), que es en realidad una gran tumba. Al-Dayr (“el Monasterio”) es uno de los monumentos excavados en la roca más conocidos de Petra; se trata de una fachada de tumba inacabada que durante la época bizantina se utilizó como iglesia. Muchas de las tumbas de Petra tienen elaboradas fachadas y ahora se utilizan como viviendas. El Lugar Alto del Sacrificio, un altar cultual que data de los tiempos bíblicos, es un lugar bien conservado. Para mantener la gran población de la antigua ciudad, sus habitantes mantenían un amplio sistema hidrológico, que incluía presas, cisternas, canales de agua tallados en la roca y tuberías de cerámica. Las excavaciones iniciadas en 1993 revelaron varios templos y monumentos más que proporcionan información sobre las tradiciones políticas, sociales y religiosas de la antigua ciudad. Las ruinas son vulnerables a las inundaciones y otros fenómenos naturales, y el aumento del tráfico turístico también ha dañado los monumentos. En 1985, Petra fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Véase también Arte y arquitectura iraníes: Petra y Palmira.

El Khaznah (“Tesoro”) en Petra, Jordania.

© Lovrencg/Fotolia

Petra: El Siq

El Siq (Wadi Al-Sīq), el estrecho cañón que conduce a las ruinas de Petra, en Jordania.

© Ron Gatepain (A Britannica Publishing Partner)

Petra: El Khaznah

El Khaznah (“Tesoro”), Petra, Jordania.

© Ron Gatepain (A Britannica Publishing Partner)

Petra: tumbas

Tumbas en Petra, Jordania.

© Ron Gatepain (A Britannica Publishing Partner)

Petra

Tumba de Obelisk (arriba) y la Bāb al-Sĩq Triclinium (abajo), Petra, Jordania.

© Ron Gatepain (A Britannica Publishing Partner)

Petra, Jordania: Qasr al-Bint

Qasr al-Bint, el Templo de Dusares, la mayor fachada de Petra, Jordania.
Dennis Jarvis (CC-BY-2.0) (A Britannica Publishing Partner)
Obtén una suscripción a Britannica Premium y accede a contenido exclusivo. Suscríbase ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *