¿Qué es un delito grave? Defina el delito grave y la lista de cargos por delitos graves

En general, un delito grave puede definirse como cualquier ofensa criminal que resulte en una prisión de un año o más. Suelen ser delitos que implican un elemento de violencia y se consideran perjudiciales o peligrosos para la sociedad. Los delitos graves también incluyen algunos de los tipos de delitos más graves que una persona puede cometer, como el asesinato en primer grado y el incendio provocado.

Los delitos que no alcanzan el nivel de un delito grave suelen caer en una de otras dos categorías: delitos menores o citaciones.

Hay dos diferencias principales entre un delito grave y un delito menor. La primera es que los delitos graves son generalmente más serios que los delitos considerados menores. Los delitos graves también tienden a implicar un acto de violencia.

La segunda diferencia entre los dos es la forma de castigo que una persona condenada puede recibir. Dado que los delitos graves se consideran más graves que los delitos menores, se deduce que sus castigos también lo son.

Si una persona es condenada por un delito menor, puede tener que pagar multas penales y podría recibir una sentencia de cárcel de no más de un año. Si una persona es condenada por un delito grave, sin embargo, puede resultar en una sentencia de prisión de al menos un año o más y las multas serán mayores que las impuestas por un delito menor.

Además, hay una tercera posibilidad que una persona puede recibir llamada “wobbler”. Un wobbler se refiere a un delito que se encuentra entre un delito menor y un delito grave. Las circunstancias de un caso dictarán si el acusado será condenado por un delito menor o un delito grave.

Básicamente, si el delito es uno de naturaleza no violenta y el acusado no dañó a nadie en el proceso, entonces el tribunal puede decidir emitir un castigo que está más en línea con una sentencia de delito menor. Por otro lado, si el delito es violento, el acusado es un reincidente, y hirieron a alguien durante la comisión del delito, entonces es más probable que el wobbler resulte en una pena similar a las que se dan para los delitos graves.

Los delitos graves se clasifican generalmente en base a la gravedad del delito. Cada estado tiene su propio estatuto que proporciona directrices separadas sobre cómo categorizar un delito grave particular en ese estado.

Por ejemplo, algunos estados pueden clasificar el asesinato en primer grado como un delito grave de clase A o de clase 1. Estos niveles están reservados para los tipos de delitos más graves y son aquellos delitos que pueden dar lugar a la pena máxima.

Las clasificaciones restantes continuarán de forma ordenada (por ejemplo, Clase B o Clase 2, Clase C o Clase 3, y así sucesivamente). Básicamente, lo más importante que hay que recordar sobre los grados es que ayudan a determinar la sentencia de un acusado condenado, y los delitos disminuyen su gravedad cuanto más se alejan del nivel de Clase A o Clase 1.

Por ejemplo, un acusado condenado por un delito grave de clase E recibirá una sentencia mucho más baja y habrá cometido un delito menos grave que una persona cuyo delito cae bajo la designación de delito grave de clase A.

Las leyes de un estado en particular y las circunstancias que rodean un caso son dos elementos principales que suelen ser un factor a la hora de determinar si un delito será acusado como delito grave o no. Sin embargo, hay algunos cargos criminales que la mayoría de los estados tienden a clasificar como un delito grave.

La siguiente es una lista general de delitos graves:

  • Delitos contra la propiedad: Robo mayor, incendio provocado y vandalismo.
  • Delitos de drogas: Distribuir, vender o traficar con drogas.
  • Delitos sexuales: Agresión sexual y tráfico de personas.
  • Delitos violentos: Asesinato en primer grado, asesinato en segundo grado y robo.
  • Delitos de cuello blanco: Malversación, fraude de valores y evasión de impuestos.
  • Hay varios factores que pueden influir en la sentencia de una condena por delito grave. Estos factores pueden funcionar en ambos sentidos. Por ejemplo, un juez puede ser más indulgente al emitir un castigo para un delincuente por primera vez; especialmente, si el delito grave fue un delito no violento. Por el contrario, lo más probable es que el juez no reduzca una sentencia si el acusado es reincidente y el delito grave cometido resultó en un daño grave a otra persona.

    Una sentencia también puede ser reducida si el acusado plantea una defensa exitosa. Por ejemplo, si el acusado es acusado de un delito grave de asalto, pero la víctima consintió a sabiendas el acto, entonces el acusado puede hacer valer el consentimiento como defensa y puede potencialmente obtener una reducción de su sentencia.

    Las leyes de un estado y el tipo de delito cometido también pueden afectar la sentencia que recibe un acusado. Por ejemplo, hay ciertos delitos conocidos como “wobblers” que pueden ser acusados como un delito grave o un delito menor. La forma en que terminen cayendo los cargos dependerá de si hubo factores específicos durante la comisión del delito.

    Por ejemplo, si no existen factores agravantes (por ejemplo, el uso de un arma mortal, el tipo de víctima, etc.), entonces el acusado puede argumentar que su sentencia debe ser similar a las que se aplican a los delitos menores.

    Además de cualquier consecuencia penal, el acusado también puede enfrentarse a una demanda civil. Esto significa que pueden tener que pagar tanto las multas penales como los daños civiles. Por ejemplo, una víctima de violencia doméstica puede presentar cargos y demandar al acusado para obtener una indemnización. En este caso, el acusado puede ser responsable de compensarlas por las facturas médicas y los salarios perdidos.

    Sin embargo, si el acusado puede demostrar que sus acciones se hicieron en defensa propia o alguna otra defensa que hace que el demandante pierda o que sus reclamaciones se vuelvan cuestionables, entonces el acusado puede ser capaz de conseguir que sus sanciones civiles se reduzcan o se retiren.

    Conseguir que un delito grave sea borrado (es decir, eliminado) de los antecedentes penales es una tarea extremadamente difícil. La regla general es que cuanto más grave es el delito cometido, menos probable es que una persona pueda borrarlo. Por lo tanto, los delitos graves como los delitos sexuales, el asesinato en primer grado y la pornografía infantil no suelen ser elegibles para la eliminación de los antecedentes penales.

    Algunos factores que hacen que sea más probable que el tribunal considere una solicitud de eliminación de los antecedentes penales incluyen si la persona era menor de edad cuando se cometió el delito, la naturaleza del delito imputado, la cantidad de tiempo que ha pasado desde la condena o el arresto, y si han completado todos los requisitos ordenados por el tribunal para su sentencia.

    Nótese que hay una diferencia entre cuando un acusado es arrestado por un delito grave y cuando es acusado de un delito grave. Un arresto por un delito grave simplemente significa que el sospechoso está bajo custodia basado en la creencia de que ha cometido un delito grave. Por otro lado, una acusación de delito grave significa que se ha iniciado un procedimiento legal oficial contra la persona.

    Aunque todavía no es una hazaña fácil, es mucho más probable que un tribunal borre un arresto por un delito grave que una acusación de delito grave.

    Un delincuente es una persona que ha sido acusada y condenada por un delito grave. Esto a menudo significa que recibieron una sentencia de cárcel o prisión durante al menos un año, y posiblemente más.

    Las penas legales por condenas por delitos graves pueden ser duras, pero lo que muchas personas no consideran es el impacto duradero que una condena puede tener en la vida de un delincuente; incluso después de que ya hayan cumplido su sentencia.

    En general, una condena por delito grave permanecerá en los antecedentes penales de una persona por el resto de su vida. Tener antecedentes dificultará encontrar un trabajo, obtener derechos de custodia sobre los hijos, y puede quitar el derecho a votar en las elecciones.

    Además, si un delincuente es acusado y condenado por otro delito en el futuro, su castigo resultante será muy probablemente más severo que el último (por ejemplo, una sentencia de prisión más larga, multas más altas, etc.).

    Si usted está enfrentando cargos por un delito grave, entonces usted debe considerar fuertemente la contratación de un abogado de defensa criminal local para la asistencia. Su abogado podrá explicarle cómo se aplican las leyes de su estado a su caso particular, las consecuencias de una condena, y los próximos pasos que debe tomar.

    Además, su abogado puede ayudarle a preparar y presentar documentos ante el tribunal para su caso, y puede proporcionar representación en su nombre también. Su abogado también podrá determinar si hay alguna defensa que pueda presentar contra los cargos y si existe la posibilidad de que se reduzcan o se retiren los cargos.

    Por lo tanto, le convendría consultar a un abogado. Sin uno, no sólo hay un mayor riesgo de recibir una condena, sino que también se pierde la oportunidad de argumentar una sentencia más baja. Como tal, es muy probable que usted podría estar mirando a tiempo de cárcel significativa y fuertes multas penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *