Terapia de reemplazo de hormonas tiroideas

El reemplazo de hormonas tiroideas se ha utilizado durante más de 100 años en el tratamiento del hipotiroidismo, y no hay dudas sobre su eficacia general. El tiroides desecado contiene tanto tiroxina (T(4)) como triyodotironina (T(3)); la T(3) sérica se eleva con frecuencia a valores supranormales en la fase de absorción, asociados a palpitaciones. La liotironina (T(3)) tiene el mismo inconveniente y requiere la administración dos veces al día debido a su corta vida media. La levotiroxina sintética (L-T(4)) tiene muchas ventajas: dada su larga vida media, basta con administrarla una vez al día, la pérdida ocasional de un comprimido no causa ningún daño, y la conversión extratiroidea de T(4) en T(3) (que normalmente proporciona el 80% de la tasa de producción diaria de T(3)) sigue siendo plenamente operativa, lo que puede tener cierto valor protector durante la enfermedad. En consecuencia, hoy en día se prefiere la L-T(4), y su uso a largo plazo no se asocia a un exceso de mortalidad. La dosis media de T(4) necesaria para normalizar la hormona estimulante del tiroides (TSH) en suero es de 1,6 microg/kg al día, lo que da lugar a concentraciones de T(4) libre en suero (fT(4)) ligeramente elevadas o en la mitad superior del rango de referencia normal. Los valores de fT(4) más elevados se deben probablemente a la necesidad de generar a partir de la T(4) el 20% de la tasa de producción diaria de T(3) que, de otro modo, se deriva de la propia glándula tiroidea. La dosis diaria de mantenimiento de T(4) varía ampliamente entre 75 y 250 microg. La evaluación de la dosis adecuada de T(4) se realiza mediante el análisis de TSH y fT(4), preferiblemente en una muestra de sangre tomada antes de la ingestión del siguiente comprimido de T(4). Puede ser necesario ajustar la dosis durante el embarazo y cuando se utilizan medicamentos que se sabe que interfieren con la absorción o el metabolismo de la T(4). Se alcanza un nuevo equilibrio después de aproximadamente 6 semanas, lo que implica que las pruebas de laboratorio no deben realizarse antes. Con una dosis de mantenimiento estable, suele ser suficiente un control anual. La experiencia acumulada con la sustitución de la L-T(4) ha identificado algunas áreas de preocupación. En primer lugar, la bioequivalencia a veces difiere entre los genéricos y las marcas comerciales. En segundo lugar, muchos pacientes que reciben el reemplazo de T(4) tienen una TSH subnormal. Los valores de TSH de < o =0,1 mU/l conllevan un riesgo de desarrollo de fibrilación auricular y se asocian a una pérdida ósea aunque no a una mayor tasa de fracturas. Por lo tanto, es aconsejable no permitir que la TSH descienda por debajo de -arbitrariamente- 0,2 mU/l. En tercer lugar, recientes experimentos con animales indican que sólo la combinación de sustitución de T(4) y T(3), y no la T(4) sola, garantiza el eutiroidismo en todos los tejidos de las ratas tiroidectomizadas. La experiencia de muchos médicos es que existe un pequeño subgrupo de pacientes hipotiroideos que, a pesar del eutiroidismo bioquímico, siguen quejándose de cansancio, falta de energía, discretos trastornos cognitivos y alteraciones del estado de ánimo. Dado que los órganos varían en la medida en que su contenido de T(3) se deriva de la T(3) sérica o de la T(3) producida localmente a partir de la T(4), estas quejas pueden tener un sustrato biológico; por ejemplo, el contenido de T(3) cerebral está determinado en gran medida por la actividad local de la deiodinasa tipo II. En este contexto, es interesante que varias puntuaciones psicométricas mejoren significativamente en pacientes hipotiroideos al sustituir 50 microg de su dosis de sustitución de T(4) por 12,5 microg de T(3). Se esperan urgentemente estudios confirmatorios sobre esta cuestión. Es muy posible que un preparado de liberación lenta que contenga tanto T(4) como T(3) pueda mejorar la calidad de vida, en comparación con la sustitución de T(4) sola, en algunos pacientes hipotiroideos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *